Filipenses 3:20-21

20 Porque nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde aguardamos ardientemente al Salvador, al Señor Jesucristo,

21 el cual transfigurará el cuerpo de la humillación nuestra para que sea semejante° al cuerpo de la gloria suya, según la eficacia del poder con el cual Él también puede someter a Sí mismo todas las cosas.

° Esto es, de idéntica forma.

Santa Biblia: La Biblia Textual, Segunda Edición. (1999). (Flp 3.20–21). Sociedad Bíblica Iberoamericana, Inc.