HISTORIA PROFETIZADA

“Y ahora yo te mostraré la verdad. He aquí que aún habrá tres reyes en Persia, y el cuarto se hará de grandes riquezas, más que todos ellos” (Daniel 11:2).
Lo que tenemos en este capítulo es una larga y detallada historia profética de la dinastía de los Seléucidas y de los Tolomeos que aconteció tal como está profetizada. Es la misma historia que tenemos en Daniel 8 del macho cabrío con cuatro cuernos y el cuerno pequeño, pero esta vez viene con palabras llanas en lugar de imágenes de bestias. Si te interesan los detalles, aquí van: el v. 2: La mayoría de los comentaristas opinan que se trata de la campaña del gran rey Jerjes que emprendió una costosa guerra contra Grecia. El v. 3 habla de Alejandro Magno y el v. 4 de la división de su reino en cuatro con su muerte: Casandro obtuvo Macedonia y Grecia; Lisímaco recibió Tracia y Bitinia; Seleuco recibió Siria, Babilonia, etc.; y Tolomeo se quedó con Egipto. El versículo 5 nos habla de cómo Seleuco se iba fortaleciendo e independizándose de Tolomeo. Ya estamos en el año 300 a. C. En el versículo 6 tenemos una serie de guerras entre los reyes del norte y los del sur, los últimos siendo los reyes de la dinastía de Tolomeo en Egipto. Los reyes del norte son los seléucidas de la región de Siria y Palestina. Esto nos lleva al año 250 a. C. En un intento de hacer las paces Tolomeo II dio a su hija Berenice en matrimonio a Antíoco II, pero su hijo de un matrimonio anterior la mató y esto condujo a más guerras entre los dos reinos. Los versículos 7-9 nos hablan de la lucha entre Tolomeo III y Seleuco II que resultó de este asesinato. Al final del v. 9 estamos ya en el año 240 a. C. Los versículos 10-12 nos hablan de Tolomeo III y Antíoco III, y así sucesivamente hasta llegar a la historia de Antíoco Epífanes cuyo nombre ya nos sueña, pues es el que profanó el Templo. Se hizo alianza con los judíos apostatas, pero los judíos fieles, “el pueblo que conoce a su Dios” (v. 32), le resistieron y sufrieron el martirio. Murieron con fe y se nos dice que así fueron “emblanquecidos hasta el tiempo del fin” (v. 35).
Si te interesan los demás detalles de la historia que hemos saltado, los vs. 13 a 31, vienen en el comentario de Andamio sobre Daniel. Todo este pasaje es como una historia narrada de antemano con bastante detalle. ¿Qué hacemos con él? ¡Nos maravillamos! ¡La Biblia es increíble! Los estudiosos de la Biblia de tendencia teológica liberal niegan que Dios pudiera haber dado la historia de antemano con tanto detalle y dicen que tiene que haber sido escrito después de lo ocurrido. Esto lo dicen porque les interesa, porque no aceptan un Dios que se revela de esta manera. Los demás estudiosos de la Biblia están divididos en dos grupos: los que creen que Dios controla la vida de todos estos personajes hasta el punto que son marionetas y actúan así para cumplir profecía, porque así fueron programados. Los otros estudiosos creen que es más complicado que esto. Creen que ellos eran libres para tomar sus decisiones y que Dios controla la historia, las dos cosas a la vez. Dios es soberano y el hombre es libre y responsable por lo que hace. Ya hemos dicho en otra ocasión que en vano intentamos reconciliar estas dos ideas en nuestras mentes, porque forman parte de una sabiduría que nos sobrepasa.
Con esta historia hemos visto rivalidad, intriga, traición, asesinato y guerras interminables que nos llevarían a pensar que la vida es vanidad sin esperanza de solucionarse, pero el creyente está esperanzado, porque comprende que al final Dios triunfará y habrá justicia perfecta y paz en la tierra bajo el reinado de su Mesías.