SI EXISTE DIOS, ¿POR QUÉ PERMITE…?

“Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres” (Romanos 1:18).
Si Dios existe, ¿por qué permite toda la injusticia que hay en el mundo?
Esto es lo que te preguntan. Es la pregunta de moda. En primer lugar, es una injusticia que ellos, siendo imperfectos, juzguen a Dios quien es perfecto. ¿O qué se han creído? Esto es osadía, orgullo y blasfemia. Han calumniado a Dios y le han desacreditado. Podrías contestar: “¿Quién eres tú para juzgar a Dios? ¿Te crees más justo que Él? ¿Tú cometes injusticias? ¿Qué dirían tus familiares?”
Para la persona seria que hace la pregunta con respeto, porque le preocupa, puedes preguntarle si tiene tiempo ahora para escuchar la respuesta, o si desea quedar para que se lo expliques en otro momento. La suya es una pregunta corta que requiere una respuesta larga. Hay que sentarse y abrir la Biblia, porque está preguntando acerca del Dios de la Biblia.
Te quedas con él y tranquilamente abres la Biblia a Romanos 1:18. Dios tiene ira contra la injusticia del hombre. Si rechaza la injusticia, no va a ser injusto Él. Esto sería una hipocresía de su parte. ¿Tú crees que Dios es hipócrita? Déjale pensar. Si hay un Dios, tendría que ser justo, ¿verdad? Entonces, hay un Dios justo que permite la injusticia. ¿Por qué? ¿Quieres que Dios elimine toda la injusticia que hay en el mundo? Sí, te contesta. Pues, una vez lo hizo. Lee Gen. 6:5-8. Dios decidió quitar la injusticia de la faz de la tierra. Iba a destruir a todos los injustos. Esto es lo que quieres tú, ¿verdad? ¿Cuántos justos piensas que había? Lee los versículos 8 a14. Ninguno. “Pero Noé halló gracia ante los ojos de Dios”. No obstante Dios dio una oportunidad a todos. Esperó 120 años mientras Noé y su familia construyeran el arca, e iba avisando, pero nadie quiso arrepentirse de su injusticia y cambiar. Nadie. ¿Qué te parece? Todos murieron en el diluvio salvo Noé y su familia.
Esta es la respuesta a tu pregunta. La injusticia del hombre produce en Dios la misma ira que produce en ti, pero Dios no destruye a todos, porque es paciente y les da tiempo para que se arrepientan y cambien. Vamos a leer un último texto: 2 Pedro 3:5-10. Hace referencia al diluvio de que hemos hablado, ¿verdad? ¿Y por qué no manda otro para acabar con toda injusticia de una vez? Lo hará, pero la próxima vez destruirá el mundo con fuego. Pero de momento espera: “El Señor… es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”. Por eso no erradica toda la maldad inmediatamente. Permite injusticia, porque es paciente y está esperando para que más gente se arrepienta. ¿Entiendes la respuesta? Dios es justo, siente ira contra la injusticia, pero no elimina a los injustos ahora, porque espera con paciencia a que la gente se arrepienta. Pero un día se acabará la espera y Dios destruirá la tierra. ¿Dónde te deja a ti? Tienes dos opciones. ¿Sabes cuáles son? Arrepentirse o perecer bajo la justa ira de Dios. ¿Has pensando en lo que quieres hacer?